jueves, 10 de septiembre de 2015

Erario de Luces Muertas, 11.





11.


Donde el poeta sugiere un sueño



    Manantial de rapsodias transparentes,
la quietud ataráxica
de un grupo de bañistas dieciochescas en los márgenes.
Verso flotante, embarcación apenas
en que navegan hombres y plumas,
y entretanto yo, vestido de sombras,
cincelo unos cabellos rubios con los labios.

    Pequeño estanque impresionista,
luz, luces, temblor de brillos fatuos,
condecoración al tiempo: brisa.
Qué laico andar de gentes descalzas,
los pies bautizados por momentos;
qué utopía desacostumbrada.

    Imagen indeterminada de un recuerdo,
de una fuga breve e imprecisa,
de un soñar pausado que reflejado en letras
ofrece su verdad inquieta,
su olvidada cadencia.





No hay comentarios:

ShareThis