sábado, 17 de septiembre de 2011

Historia de la lejanía, 2.



Poema involuntario escrito al invierno






La belleza del instante, del ahora, del segundo que despierta
en la conciencia un pavor jamás premeditado,
una suerte de abatimiento que antecede a la excitación máxima,
al arrebatarse incontenible de los sentidos.
Invierno: final: primavera.
Concatenación que se elude en el viento si la mano firme no la fija,
no la ata al mundo,
no la convierte en poema.
La belleza del ahora, el pavor del mañana,
la larga espera,
el brillo de un silencio de agua al titubear,
la singular caída de las miradas hacia un lugar
donde las flores y los animales sostienen desesperadamente el mismo ritmo.
Palabras sí, tal vez,
pero también promesas, anticipos, oraciones secretas,
ideas pletóricas de amor que se derrama,
belleza indiscutible, al fin, y mar, y música.





No hay comentarios:

ShareThis